Ácido hialurónico: rejuvenece e hidrata tu piel

El ácido hialurónico, es uno de los ingredientes más utilizados en cosmética gracias a sus múltiples cualidades.
Habrás oído hablar de él mil veces, leído su nombre en muchas cremas y sérums e incluso conocerás a alguna amiga que ha recurrido a las inyecciones de ácido hialurónico y está encantada.
Vamos a contarte todo lo que debes de saber sobre este ingrediente: que es, sus propiedades y cuál es su acción en las cremas.

Que es el ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en nuestro organismo, de forma natural en todas las células del cuerpo humano, pero especialmente en las capas más externas de la piel y en las articulaciones. Su función principal es la de prevenir la deshidratación ya que tiene la capacidad de absorber hasta 1000 veces su peso en agua y almacenar la humedad. Esta función de “esponja” funciona perfectamente hasta los 25-30 años, momento en el cual nuestro organismo ralentiza la producción de ácido hialurónico.  Conforme pasan los años, su presencia en nuestro cuerpo va disminuyendo y esto hace que nuestra piel pierda tersura, firmeza y se llene de arrugas. De ahí que tenga innumerables propiedades en el campo de la belleza y la estética, además de la medicina regenerativa.
También es conocido como hialuronato de sodio o sodium hyaluronate.

Propiedades

Hidratación: Como comentábamos antes, una de sus funciones principales reside en la retención del agua, aportando así a las células elasticidad
Antiedad/Antienvejecimiento: nuestras células se nutren de ácido hialurónico para su división y proliferación. La renovación celular es un suceso esencial en el envejecimiento.
Regenerador: La regeneración de la epidermis va acompañada de dicha proliferación celular.
Radicales libres: la estructura molecular del ácido hialurónico ayuda a eliminar los temidos radicales libres producidos por los rayos UV y ayuda a mantener el ADN celular protegido de posibles mutaciones.
Aporta estructura: contribuye a la fabricación de colágeno y elastina, las fibras que aportan sostén a nuestra piel, evitando así la flacidez y rellenando las arrugas.

Qué función tiene en las cremas

El ácido hialurónico fue descubierto en el año 1934, aunque su uso en la cosmética, por el que se hizo popular, no comenzó hasta mitad de los años 90.
El ácido hialurónico natural presente en las cremas y otros cosméticos, contribuye en el papel estructural de las células aportando turgencia y elasticidad. De hecho, se ha demostrado que un cosmético con ácido hialurónico aporta mayor elasticidad a la dermis que uno basado en el colágeno.
Cada vez hay más firmas que incorporan el ácido hialurónico a sus productos: sérums, cremas, mascarillas… Al ser una sustancia inocua, que no agrade la piel, se puede utilizar a partir de los 25 años y en todas las pieles.
Sus efectos principales en la piel son:
Rellena las arrugas, dando como resultado una piel más lisa y joven. Aumenta el volumen en pliegues, surcos y depresiones cutáneas.
Estimula la producción de colágeno y elastina, aportando una mayor tersura.
Hidrata intensamente.
– Protege de los radicales libres y del estrés oxidativo.

Su aplicación periódica provoca la regeneración del colágeno propio, multiplicando su efecto rejuvenecedor.
El ácido hialurónico es una sustancia compatible con todos los tejidos, por lo tanto no requiere de ningún tipo de prueba cutánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *