¿Cómo cuidar un tatuaje?

Los tatuajes llegaron hacen muchos años para quedarse. Da la sensación de que hoy en día casi todo el mundo lleva algún tatuaje convirtiéndose en una forma de decorar el cuerpo ampliamente utilizada por hombres y mujeres. Los hay de muchos tipos; étnicos, en forma de anillo, con formas divertida, todo lo que puedas imaginarte.

Hoy os contamos qué hacen los tatuajes en nuestra piel, cómo cuidarlos durante las primeras semanas para que cicatricen de forma correcta y cómo mimar y mantener tu tatuaje en buenas condiciones para que no se nos estropee y mantener la salud de nuestra piel en la zona tatuada.

¿Qué es un tatuaje?

Un tatuaje es un conjunto de heridas punzantes, hechas en las capas profundas de la piel y rellenadas con tinta. Se realiza clavando una aguja en la piel e inyectando tinta en la zona, generalmente creando algún tipo de diseño. El motivo de que los tatuajes duren tanto es que son muy profundos: la tinta no se inyecta en la epidermis (la capa superior de la piel que seguimos produciendo y cambiando a lo largo de toda la vida), sino que se inyecta en la dermis (la segunda capa de piel, más profunda). Las células de la dermis son muy estables; por lo tanto, los tatuajes son prácticamente permanentes.
Cuando acabas de hacerte un tatuaje tus defensas reaccionan a la inoculación de una sustancia que considera extraña, la tinta, y eso provoca ese enrojecimiento e inflamación tan característicos de los tatuajes recién creados.
Al cabo de un par de días, suele reducirse esa inflamación que se ha dado en la zona que ha sido tatuada, sin embargo, las heridas tardan en cicatrizar bien entre cinco y seis semanas, un periodo de tiempo en el que tenemos que tener especial cuidado, para evitar así la aparición de futuros problemas.

¿Como cuidar tu tatuaje?

Extremar los cuidados durante los primeros días es fundamental para que no aparezcan problemas en nuestra piel. Os ofrecemos una serie de consejos:

  • Lo primero que debe hacer es no quitarse la película o el plástico protector (Sara Wrap o vinipel) untado de gel antibacterial, que el artista ha puesto en la zona del tatuaje para cubrirlo de polvo, gérmenes o cualquier contacto con alguna superficie contaminada.
  • Evita tocarte el área del tatuaje y no te arranques ninguna de las costras que se formen sobre él.
  • Lava el tatuaje con agua tibia y jabón (no utilices alcohol ni peróxido porque secarían el tatuaje). Utiliza una toalla suave para secarlo; limítate a colocarla sobre el tatuaje hasta que se seque pero asegúrate de no frotarlo.
  • Aplica una pomada antibiótica o una loción hidratante no perfumada sobre el tatuaje dos o tres veces al día durante una semana. No utilices vaselina, el tatuaje se podría desteñir.
  • Las duchas van bien, pero trata de no sumergir el tatuaje en agua hasta que se cure por completo. Evita las piscinas, los jacuzzis y los baños calientes y prolongados.
  • Mantén el tatuaje alejado del sol hasta que se cure por completo.
  • Cada vez que vayas a manejar tu tatuaje para limpiar o cualquier otra cosa, lava tus manos.

Una vez pasado el tiempo la gente se olvida de cuidar sus tatuajes, pero mantener una hidratación adecuada y protegerlo del Sol, nos va a asegurar un tatuaje más bonito y con más color durante más tiempo:

  • Es muy importante utilizar una crema protectora de la más alta protección. Esa parte de la piel es mucho más sensible a los rayos solares, además de que el Sol hace que tu tatuaje pierda color.
  • Hidrata bien la zona constantemente, especialmente si te has tatuado en zonas de la piel como la cara, los brazos o las manos. Puedes utilizar cremas muy hidratantes como la nueva tecnología gel de agua Hydroboost de Neutrogena o alguna crema que contenga Aloe Vera, o las leches hidratantes de almendras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *