¿Por qué aparece la acidez de estómago?

En algún momento de nuestra vida todos hemos sentido, después de comer, una especie de quemazón en el estómago que termina ascendiendo por la garganta. Algunos lo llaman acidez de estómago, otros, ardor.

Cuando comemos, los alimentos pasan de la boca al estómago a través del esófago. “En el extremo inferior del esófago donde se une al estómago existe un anillo circular de músculo llamado esfínter esofágico inferior (EEI) o cardias, que permite que la comida una vez que ha entrado en el estómago no vuelva hacia atrás. A veces, este anillo es débil o no cierra bien permitiendo que parte del contenido del estómago refluya hacia el esófago”.

Esto puede ocurrir de manera ocasional en todas las personas y se considera normal cuando es de poca cantidad, ocurre después de comer y no produce síntomas. Sin embargo, cuando el reflujo produce síntomas o complicaciones, se habla de enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Además, es más frecuente que aparezca en determinadas personas: los obesos, las embarazadas, los fumadores, los que beben alcohol, los que tienen hábitos alimentarios inadecuados y los que toman algunos medicamentos o padecen determinadas enfermedades.

Causas y síntomas

Las causas de la acidez de estómago son muchas y variadas. En la lista englobamos todas aquellas que pueden favorecer el reflujo.

Destacan las enfermedades digestivas como la hernia de hiato, las enfermedades que afectan a la musculatura del esófago, la obesidad (sobre todo si la obesidad es central, es decir, cuando la acumulación de grasa se da a nivel del abdomen; el embarazo, ya que el crecimiento del útero aumenta la presión en el abdomen y, además, durante la gestación se secretan más hormonas como la progesterona que relaja la musculatura, incluyendo el cardias; el tabaco, el alcohol, ciertos alimentos como las grasas, el chocolate, el té, el café, los cítricos, las especias, los picantes, el hierro, las bebidas gaseosas y las comidas fritas o muy condimentadas y por último, el uso de determinados medicamentos como los antiinflamatorios (ibuprofeno), los medicamentos para dormir (benzodiacepinas) o los anticonceptivos orales.

Todo esto puede provocar que aparezcan los síntomas clásicos, el más destacado la regurgitación, la sensación de que el contenido del estómago refluye en la garganta.

Otros síntomas que pueden aparecer como son la dificultad para tragar, el dolor de pecho que a veces se puede confundir con una angina de pecho, la sensación de tener un bulto en la garganta o las náuseas y, con menos frecuencia, el aumento de la salivación o el dolor al tragar.

Además, el ácido refluido puede afectar a otras estructuras provocando afonía, si afecta a las cuerdas vocales, tos crónica, erosión de los dientes o incluso puede pasar al pulmón.

Respecto al tratamiento de la acidez, las personas que tengan síntomas leves y poco frecuentes (menos de una vez a la semana) pueden tratarse con cambios en la dieta o medicamentos antagonistas como es el Alginato de Laboratorios Sandoz.

¿Qué es Alginato de Sandoz bienestar?

Es un producto que, ha lanzado al mercado Laboratorios Sandoz, dentro de su línea Bienestar,para el tratamiento del reflujo gastroesofágico.
Está indicado para reducir los síntomas relacionados, tales como ardores, pirosis durante el embarazo, esofagitis por reflujo, regurgitación ácida, indigestión, tos e inflamación laringofaríngea.
La posología recomendada para adultos y niños mayores de 12 años es 1 o 2 sobres después de las comidas y al acostarse. Se debe agitar bien antes de usar.

¿Se puede prevenir?

Sí, se aconseja evitar engordar, no fumar ni beber alcohol y tomar solo los medicamentos necesarios y siempre prescritos por un médico. No se automedique, evite los excesos, coma liviano, lento y no se vaya a la cama inmediatamente después de cenar.

Por último, es aconsejable seguir una serie de pautas generales:

  • Bajar de peso en pacientes obesos.
  • Dejar de fumar y disminuir el consumo de alcohol.
  • Elevar la cabecera de la cama 15-30 cm. “No se recomienda usar almohadas adicionales porque pueden causar una curva no natural en el cuerpo que puede empeorar el reflujo”.
  • Dormir tumbado del lado izquierdo porque favorece el vaciado del estómago.
  • Evitar la ingesta de alimentos de forma abundante al menos dos horas antes de irse a la cama.
  • Evitar vestirse con ropa ajustada.
  • No hay evidencia para recomendar eliminar determinados alimentos de la dieta, salvo que el paciente identifique que algunos de estos alimentos le producen síntomas, en cuyo caso debe evitarse.